Laura Martínez

Herencia de Papul

Querida Ciudad:

PAPUL (Papá Raúl) fue mi padre, un hombre de origen muy humilde, honesto, bondadoso, luchador incansable por sus ideales y metas y quien nunca perdió su sencillez al lograrlos. Un hombre muy adelantado a su época quien amaba a nuestra Ciudad y adoraba nuestro país. Viajó casi por todo el mundo, pero siempre que regresaba decía, como México, no hay dos.

Ésto me inculcó, por eso fui una niña, adolescente, mujer y ahora de la tercera edad media rarita, tanto que ando en esta campaña.
Hace 15 años hice un Diplomado en Tanatología e hice mi tesina sobre una Iniciativa de Ley y luché 5 años hasta que se hizo Ley, por supuesto se la dediqué a Papul porque era un tema que le inquietaba, pero una locura para su tiempo y para el mío.

Aunque Papul nació en Aguascalientes decía que era de la Ciudad de México por adopción. Igual me pasa a mi, nací en Chihuahua por su trabajo y viví allá muchos años pero al igual que Papul soy de la Ciudad de México por adopción y la amo.

Desgraciadamente hoy mi Querida Ciudad y Colonia Portales II están muy devastadas, sin agua, llena de construcciones enormes por tanta corrupción.

Ahora que tengo 65 años, ya me había dado por vencida de luchar por mi Colonia y Ciudad ante tanta corrupción.

Pero de pronto me hablaron de ROBERTO CASTILLO, y cuando lo conocí vi la misma transparencia que vi hace casi 40 años en una persona de Chihuahua, con quien hice campaña y ganamos lo imposible en esa época.

Antes de unirme a la campaña de Roberto, le pregunté a mi hijo menor su opinión de que a mi edad me uniera a la campaña de este joven, su respuesta fue: “Estaría más orgulloso de ti, porque a tu edad todavía lucharás por tu Colonia, Ciudad y País”. En broma ahora me dice que soy Yoda y cuando le platico que estoy cansada, asoleada y sin voz, sólo me dice: La fuerza estará contigo. Eso me da mucha risa, pero a la vez, me da fuerza para seguir adelante.

Veo en Roberto Castillo una esperanza y creo firmemente que sí nos cumplirá. Con él en el Congreso pondremos una piedrita para que nuestra QUERIDA CIUDAD vuelva a ser preciosa y podamos disfrutarla como antes.

Papul me enseñó que lo que parece imposible con fe, trabajo y lucha se puede lograr. Anduvimos defendiendo muchas causas juntos. Aprovecho para darle las gracias a Papul por su valiosa herencia.

Sé que Papul está conmigo y le encantaría andar junto a mi en campaña con Roberto, me anima desde donde está a seguir adelante y casi puedo percibir su voz diciéndome:

#VAMOS A REEMPLAZARLES

Comparte