Itzel García

El momento es ahora

A mamá:

Mami, te escribo en un lunes a las 11pm, mientras voy camino a casa en el metro, de regreso de una reunión del equipo que apoyamos a Roberto Castillo para que logré ser el primer diputado local independiente de la Cdmx.

Muchos pensarían que es un gasto innecesario de tiempo, y entiendo que a nadie nos sobra, pero he aprendido que es esencial hacer tiempo para aquello que te mueve. Otros me dirían idealista, que las cosas no pueden cambiar, que para qué me esfuerzo, pero es que he visto una y otra vez cómo pequeños actos sí hacen una gran diferencia.

Parecería que es arriesgado andar sola en las calles a estas horas, especialmente siendo mujer, y es verdad, sí lo es, al salir del metro, recorreré un corto camino de sólo 5 minutos, pero se sentirán como una eternidad cuando vea la sombra en el suelo de una persona acercándose detrás de mí. Es verdad, sí es peligroso, sí siento miedo, las mujeres sí vivimos con miedo, pero me has enseñado con el ejemplo a no dejar que el miedo me paralice, por lo que dejar de hacer cosas por todo lo que me puede pasar, no es una opción.

Me he unido a este esfuerzo porque creo al cien por ciento en este ideal que nos hemos planteado, en este proyecto de reimaginar la política y dignificarla, porque la corrupción y la impunidad nos están acabando como país y ya no estamos dispuestos a quedarnos viendo cómo nos roban un mejor futuro.

Compartiendo las calles con personas que tienen los mismos valores, principios e ideales que yo, he encontrado un espacio en el que pongo mi idealismo a trabajar, actuando acorde a mi deseo de tomar acción para mejorar a mi país.

Te escribo hoy porque sé que me extrañas y te hago falta especialmente los fines de semana, yo también te extraño demasiado. Pero quiero que sepas orgullosa, que estamos transformando la forma en la que se hace política en nuestro país, que estamos hartos de una clase política que cierra los ojos a los más necesitados y que no tiene ni un poco de vergüenza cuando se reparte los puestos de elección pública para beneficio propio.

Confío en que después del 1ro de julio regresaré a casa a festejar contigo el que hemos dado pasos firmes para recuperar la política para nosotras las personas y que estarás muy orgullosa porque pasé de la crítica a la acción, para empezar la construcción de un mejor país como el que tú soñaste en tu juventud.

Comparte